Kelly ARRONTES

 

 

 

 

                                                              El modelo es el hilo conductor de mi proceso creativo:
                                                           efecto y misterio

 

 

 

 

                                                                                           Dibujo y pinto desde que me alcanza la memoria. Pero es ahora,                                                                                       tras un tiempo de obligado paréntesis, cuando he empezado a tener                                                                                       la sensación de que, al fin, mi obra funciona. Y funciona porque  se                                                                                     me escapa. Sólo eso multiplica exponencialmente las posibilidades                                                                                          tanto de desarrollo como de realización.

 

       Mis primeras obras a nivel profesional no eran sino imágenes reflejo de imágenes inventadas o puro Neogeo, meras construcciones mentales, en definitiva. Y, paralelamente, copias exactas de modelos humanos mediante retratos casi hiperrealistas. Retratos donde me esforzaba por imaginar cómo eran las personas para representarlas tal y como las veían los demás, ya que yo nunca pude ver lo suficiente. Debido al desgaste que esto me suponía, y llegando al límite de rozar la esquizofrenia creativa, eliminé los retratos de mi catálogo de producción pasando a disfrutar con plenitud de la abstracción más absoluta.

    

      Con el tiempo caí en la cuenta de la importancia del modelo dentro de mi obra hasta convertirlo en algo fundamental de la misma.  Hasta el punto en que en estos momentos el modelo se me hace imprescindible como hilo guía del proceso creativo e incluso como motor y objetivo permanente de mi trabajo. La diferencia estriba en que ahora no trato de pintar a la gente tal y como la ven los demás, sino tal y como yo la veo. O quizá sería más correcto decir tal y como yo NO la veo ya que, tras una serie de desafortunados accidentes, acabo de adquirir la condición de ceguera legal. Soy un miembro reciente de la ONCE.

 

       A lo largo de la Historia del Arte en general, y de la pintura en particular, siempre se han utilizado modelos. Por eso, el hecho de recurrir a él no implica en sí mismo ninguna novedad, sino que la diferencia estriba en la utilización de ese modelo. Estudiarlo, analizarlo, desmenuzarlo… desde todos los planos posibles, técnico-artísticos, físicos y psicológicos, para después plasmarlos en el lienzo de una manera apenas perceptible, medio escondido en un laberinto de texturas y manchas atmosféricas construidas a base de los reflejos y contrarreflejos que la misma condición humana propicia. Oculto hasta que la presencia del modelo se intuye por el halo de su ausencia. El resultado se halla en el límite entre la abstracción y la figuración.

 

       El efecto es lo que hace, ha hecho y hará del Arte una parte esencial del ser humano. Mi trabajo es el resultado de la búsqueda de ese efecto. Los cambios de textura y color son los que componen  el espacio e interaccionan con el modelo o directamente lo construyen, para que la imaginación participe y se inmiscuya más en la obra: ¿Qué es lo que representa? ¿A quién representa? Y ¿Cómo se representa? son preguntas ora implícitas ora explícitas que vibran junto al color. El efecto resultante no sólo es un desafío que me propongo como artista, sino que también lo traslado al espectador, ya que he tenido que llegar a no ver para atreverme a representar el mundo y las personas que se mueven en él tal y como yo los veo.

    

     De esta manera las obras funcionan más allá de mis propios cálculos, comenzando a plantear algo que se me escapa, un misterio. El modelo en sí me define, define mi obra como retrato y, por ende, a mí como retratista. No una retratista al uso, que ya lo fui, sino más como la recreadora de un misterio, el misterio del efecto de la propia condición humana.

     

      Para mí éste es un tiempo de plantear misterios y es en eso en lo que trabajo. Resolverlos es trabajo de otros.

 

 

Artista